Reflexiones 2


14 Preguntas y 14 Respuestas que todos deberíamos aceptar. Si bien, todo es mejorable.la tarde

¿La cosa más fácil?    – Equivocarse

¿El sentimiento que más te bloquea?  – La tristeza

¿El mayor obstáculo? – La pasividad  y el miedo

¿La peor derrota?  – El desaliento

¿La raíz de todos los males? – El egoísmo

¿El peor sentimiento?  – El rencor

¿La persona más peligrosa?  – La mentirosa

¿El mejor camino?  – La verdad

¿El mejor remedio?  – El optimismo

¿La fuerza más potente? – La voluntad y la fe

¿La sensación más agradable? – La paz interior

¿El mayor orgullo?  – Levantarse tras caer y ser útil a los demás.

¿La verdadera felicidad?-La ausencia de preocupaciones y la libre-predisposición a ser feliz. Inevitablemente lo serás alguna vez.  La felicidad es interior, no exterior; por lo tanto, no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos y de nuestra relación con las personas que nos importan y a las que importamos.

¿Un consejo?- Vuelve a leer cada pregunta y respuesta y reflexiona unos segundos en cada una. Si estás de acuerdo con lo que acabas de leer, simplemente aplícalo.

Algunas claves que te ayudarán a reflexionar y a ser un poquito más feliz.

Nuestra cultura se caracteriza por la acción, la productividad y la distracción. No hay momentos para la reflexión, la escucha, ni el crecimiento personal. Podemos cambiar las percepciones con el adiestramiento de nuestra mente, sino, seguiremos siendo esclavos de nuestras circunstancias. Desarrolla tu inteligencia emocional.

El nivel de felicidad esta relacionado con la comprensión y manejo de los sentimientos que desarrollamos en diferentes experiencias y circunstancias. Hemos de crecer psicológicamente para ser auténticos, maduros, felices y conseguir la paz interior. Jorge Luis Borges dijo: “He cometido el peor pecado que uno puede cometer. No he sido feliz”.

 Según experimentos realizados por científicos EEUU calibrando las emociones positivas registradas por el cerebro humano, “ el hombre mas feliz de la tierra “ es un monje budista llamado Matthieu Ricard. De origen francés, de familia acomodada de intelectuales, lo dejo todo para dedicarse a la búsqueda interior y espiritual. Curioso no.

Cuando las circunstancias vitales son difíciles debemos tener una actitud sabia, “Siempre hay una grieta en todas las cosas. Es así como la luz entra”. A una persona se la puede despojar de todo menos de la libertad de elegir su actitud. Los chinos representan la palabra crisis con dos caracteres: uno representa la palabra peligro y otro la palabra oportunidad.

Quien tiene un porqué para vivir, puede soportar cualquier como. (Nietzsche). Es complicado comprender la pena ajena sin haber tropezado en el camino o haber sufrido, solo atravesando la oscuridad apreciamos la luz y somos capaces de empatizar con los demás. El sufrimiento nos humaniza y nos invita a superarnos. Debemos aceptar que la vida está plagada de retos y no podemos dejarnos llevar ni por la pasividad, ni por el desánimo. Aceptemos valerosamente el sufrimiento que no podemos evitar, pero, escojamos la actitud de superarlo. Lo que distingue al sabio del hombre común, es únicamente, que no tiene apego ni al placer ni a escapar del dolor.

Epicteto enseñaba que una buena vida se centraba en tres temas principales: gestionar los deseos, cumplir con las responsabilidades y aprender a pensar con claridad sobre uno mismo y sobre las relaciones con el resto de la humanidad. Hemos de perseguir la libertad interior y la serenidad como forma de vida. Hemos de tender a la imparcialidad, ecuanimidad y al equilibrio en la aceptación de lo que sucede. Los pensamientos destructivos e impropios hacen que se hunda la gente. Evítalos.

En oriente se considera que lo que tiñe negativamente un determinado estado mental no es tanto el pensamiento, como la emoción que lo acompaña. Según la teoría de la inteligencia emocional, la capacidad de gestionar nuestras emociones, constituye una habilidad fundamental para nuestra vida afectiva, personal y laboral.

El apego es el gran fabricante de ilusiones; la realidad solo puede ser alcanzada por la persona que es capaz de desapegarse.

Nos pasamos la vida, intentando conseguir cada vez mas y mas objetos, y a la vez inconscientemente, buscando personas que puedan llenar nuestros vacíos, nuestra eterna insatisfacción. De este modo, proyectamos sobre ellos cualidades y atributos desmesurados y exagerados como consecuencia de nuestros sueños, miedos y deseos, asignamos a estas personas un atractivo ilusorio descubriendo con el tiempo que tampoco ellos se ajustan a las expectativas, idealizamos aquello de lo que carecemos y de esa manera nuestra conducta pierde objetividad. Solo dentro de uno mismo se hallará la respuesta. No te apegues a ninguna posesión idílica. El gran aprendizaje consiste en disfrutar de lo que tienes a cada instante sin echarlo de menos después.

Disfruta sin crear dependencia alguna, vive el presente en toda su magnitud sin compararlo con el pasado y sin proyectarte continuamente hacia el futuro. Los humanos tenemos dificultad para encontrar el equilibrio, por eso los maestros espirituales aconsejan la abstinencia y abandono de lo material, porque es mas fácil que la moderación. No deberíamos depender de nada o de nadie para nuestro contento.

Tenemos que abrir nuestro ego a la evolución continua durante toda nuestra existencia. Solamente está educada, la persona que ha aprendido a aprender y a cambiar. Lao Tse dijo: La flexibilidad triunfa sobre la rigidez. El control de las cosas se obtiene colaborando con ellas, la supremacía mediante la adaptabilidad. Debemos tener una actitud abierta, observar, escuchar y estar dispuestos a cambiar nuestros esquemas con voluntad, paciencia y perseverancia.

Los traumas residen en la memoria y en el aferramiento a ella. Hoy no somos el chiquillo o adolescente que fuimos, las malas experiencias pasadas no pueden afectarnos ya que somos otras personas, debemos desprendernos de cargas sin sentido, en quién nos convertiremos mañana depende sólo de quién elijamos ser hoy.

La manera más fácil de tener lo que quieres es ayudar a otros a tener lo quieren. Con pensamientos como este es como se desarrolla el grado de conciencia del ser humano. La medida de nuestra evolución personal reside en comprobar que nos produce contento.

En una ocasión preguntaron a un Lama cuál era el secreto de su evidente serenidad, su respuesta fue: “Cooperar incondicionalmente con lo inevitable”.

Nos pasamos el tiempo evocando el pasado y ambicionando un futuro mejor, perdiéndonos la riqueza del momento presente, único e irrepetible, privándonos de vivir la realidad vigente con conciencia y gozo.

El exceso de preocupación nos bloquea, no es la manera adecuada de resolver los problemas, inquietándonos en demasía no encontraremos las soluciones adecuadas. Aplicar estas palabras nos podría aportar tranquilidad: “Serenidad, Sabiduría y Coraje”. Coraje para cambiar las cosas que debo, serenidad para aceptar las que no puedo cambiar y sabiduría para reconocer la diferencia. Solo limpiando nuestra mente de ansiedades improductivas conseguiremos aprovechar las posibilidades presentes. “La eternidad está hecha de ahoras”.

La empatía, la compasión y la bondad con los demás es la sabiduría egoísta, ya que ayudando a los demás nos ayudamos a nosotros mismos. Sin el perfeccionamiento de uno mismo no se puede contribuir a mejorar nuestra sociedad, y el progreso personal pasa por ayudar a los demás. Quien se ejercita en la virtud y el altruismo no está lejos del mejor camino que puede recorrer un ser humano. Realizando actos cariñosos y generosos sin esperar nada a cambio contribuimos a nuestro bienestar mental y personal. El camino más corto a la felicidad es tratar de hacer feliz a los demás.

No olvides esto; la persona cuya autoestima es sana, no es presuntuosa ni altanera, y es capaz de mantener su confianza independiente de la aprobación ajena o del resultado de sus proyectos. Tenemos que independizarnos de la buena opinión de los demás.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Reflexiones

  • Marta Teixidó Clavero

    Buenas tardes Ferran,

    Soy Marta de Peritos de Arte, y siguiendo tu invitación del pasado miércoles, y curiosa que soy por naturaleza, he visitado y he mirado con atención tu web y me sorprendido enorme y muy agradablemente, puesto que no me esperaba encontrar una página donde se hablase de seguridad, de gestión de empresa y de reflexiones en un plano espiritual. Mi sincera felicitación por la misma, y por aportar tus conocimientos en estos tres aspectos.

    Me ha sorprendido además el desarrollo intelectual que en los mismos he podido comprobar. Si bien el de seguridad o gestión de empresa son más prosaicos, y dedicados a uno campos específicos vinculados con actividades mercantiles, reconozco que he quedado rendida ante el aspecto filosófico del ámbito de Reflexiones.

    Hablas de la búsqueda de la Felicidad. Tu artículo es amplio y da muchas claves. Pero por mi experiencia personal, bastante dura últimamente, el quid de muchas infelicidades es la NO ACEPTACIÓN de los acontecimientos que nos depara la vida, en su ámbito negativo.

    Yo soy católica-practicante – no beata, e incluso a veces crítica con algunas actitudes de la iglesia – pero la paz de una oración o el hecho de oír misa y de según qué relatos bíblicos me ha ayudado profundamente, hasta tal punto de no culpar a Dios de mis desdichas sino comprender que Él está a mi lado en las mismas, a través de sus ángeles o de un entorno espiritual que por supuesto no vemos pero está presente.

    Los no católicos dicen “¿Por qué me ha tocado a mí? Si yo me he comportado siempre bien, etc. La respuesta está en las pruebas que la vida nos depara para desarrollarnos y ser mejores día a día. El sufrimiento nos lleva a la perfección y ésta a Dios o la Luz si se prefiere. Si no sufriéramos no comprenderíamos. No obstante, en el mundo actual, de demasiado bienestar, de relativismo imperante y de hedonismo dominante, cuesta mucho de comprender. Y la actual crisis, lamentablemente no ha hecho renacer conciencias con suficiente amplitud.

    Hablas de Lao Tse. Una de sus reflexiones es la de “Sólo el cambio es permanente”, y esta es una realidad suprema que nadie percibe, y las crisis las vemos como algo negativo – que lo tienen – pero también son inicios de permutaciones, y de saber valorar lo que tenemos, algo que yo he aprendido en la mía. Y en ese aspecto de cambio permanente, la aceptación es básica, pero cuesta mucho de entender y de adaptar. Aceptar no quiere decir resignarse, sino afrontar los hechos con la mejor actitud y dejar que fluyan por sí mismos, sin que por ello no debamos tomar las medidas pertinentes.

    En mi caso, y después de problemas económicos importantes, superados afortunadamente, en breves semanas pasaré de nuevo por quirófano. No me asusta. Lo he hecho 21 veces. Acepto el hecho de tener un lipoma en el cuello, producto de las emocionas pasadas que han desembocado en algo físico. Pero esto los médicos no lo entienden. Si les preguntas de qué puede haber venido, no lo saben. Pero un disgusto, una crisis, un susto pueden desembocar en enfermedades graves. “Mente sana in corpore sano”. Si la mente está bien, el cuerpo también. En mi caso, el tumor es benigno y gracias a mi fortaleza interior, supero las dificultades. No he caído en ningún momento en una depresión, y eso que lo he tenido que aguantar todo yo sola, aunque si he tenido momentos amargos y de incomprensión. Pero siempre he seguido adelante, en ocasiones intentando comprender, en otras dejándome llevar. Hay un proverbio chino que está muy arraigado en mí: “El hombre bueno se conforma con mirar la montaña. El hombre sabio prefiere buscar en la profundidad del mar”, y siempre me gusta ahondar, conocer y aprender, sea de temas prosaicos o espirituales.

    Te expongo todo esto como ejemplo y complemento a lo que publicas. Y no sé si la aceptación es una vertiente explorada por ti. Tal vez has hablado de ella pero yo solo he leído los artículos actuales.

    Ya para finalizar, si dispones de un artículo o hablas del tema de seguridad con respecto al arte, lo que comentamos en el garaje con Agustín, me gustaría publicarlo en mi web, puesto que eso de los chips en las obras, etc., puede ser de interés. Envío mi web a unas 10.000 direcciones de correo electrónico, y entre ellos hay coleccionistas, compradores y galeristas. Y nunca se sabe.

    Termino ya. Disculpas por la longitud de mi escrito. Por supuesto, me suscribiré a tu web y espero recibir tus artículos.

    Un cordial saludo y ¡¡¡buena Semana Santa y mejor Pascua!!!
    Expresiones también para el Sr. Llorens.
    Marta Teixidó

    • Ferran Ruiz Autor

      Estimada Marta,
      Muchísimas gracias por tu escrito, me alegra encontrar personas como tú, comparto plenamente tus comentarios y es un placer leer y percibir tu visión, espiritual a la vez que prosaica y realista a la par que soñadora.
      He leido algo sobre la aceptación pero no he escrito reflexiones sobre este tema. Ojalá el día a día me permitiese publicar más, por suerte profesionalmente estoy bastante “ocupado”.
      Espero poder pronto escribir sobre la seguridad para obras de arte, cuando tenga listo este escrito te contactaré.
      Querida Marta, te deseo lo mejor, Salud, Felicidad y muchos éxitos profesionales. Me ha encantado tu página…contigo sigo aprendiendo.
      Un saludo afectuoso,
      Ferran